fbpx

Search

Leonora Carrington
Leonora Carrington - La novia del viento - Galería Duque Arango

Leonora Carrington

La novia del viento

LAS ÚLTIMAS ESCULTURAS DE LEONORA CARRINGTON

Cada siglo contempla la llegada de artistas extraordinarios. Leonora Carrington no fue la excepción, su obra marcó el siglo XX y hasta la fecha sigue catalogada como una de las máximas exponentes del surrealismo en la historia del arte. Después de contribuir decenas de años de arte al mundo, fallece en Mayo 25 de 2011 a los 94 años en la Ciudad de México.

Nació el 6 de abril de 1917 en Lancashier, Inglaterra y desde muy temprana edad despertó su pasión por el maravilloso mundo del arte. Hija del industrial inglés Harold Carrington y de Maurie Moorhead, Leonora creció rodeada de los mitos celtas relatados por su madre, su abuela y su nana, todas ellas irlandesas y con gusto por la fabulación. Su padre en cambio se oponía a la fantasía y a los intereses artísticos de su hija.

Por ser hija de una madre católica devota, fue educada en varios conventos de los cuales fue expulsada por sus malas calificaciones y conducta que atentaba contra las políticas de las monjas a su cargo. A los dieciséis años fue presentada a la corte Real de Jorge V como debutante de alta sociedad. La familia esperaba que encontrara un esposo adecuado pero su fascinación por las bellas artes ya habían despertado en Leonora un interés lejano a las estrictas reglas de la sociedad victoriana.

Su vida artística empezó a los nueve años de edad, estimulada por un regalo de su madre; una pequeña caja de acuarelas. A esa edad, Leonor ya producía imágenes maravillosas que serían conocidas luego como surrealismo.

Su introducción formal a este movimiento fue a través del libro sobre surrealismo de Herbert Reed. En éste encontró por primera vez el trabajo de Max Ernst, descubriendo que habían más personas en el mundo que compartían una imaginación y expresión muy cercana a la de ella.

En 1936 y en compañía de su madre, asistió a una exhibición surrealista que se llevaba a cabo en Londres en donde conoció por primera vez a Max Ernst. Enamorada del pintor y luego de ser expulsada por su padre de la casa, Leonora y Ernst se mudaron a St. Martin-d’Ardèche, al sur de Francia y posteriormente a París, en donde fue admitida al movimiento surrealista por Andre Breton. Al preguntarle a Salvador Dalí si conocía a alguna mujer pintora contestó: “La única mujer pintora es Leonora Carrington”.

El tiempo que vivió en St. Martin-d’Ardèche, fueron los años más felices de su vida. Fue allí en donde produjo su primera escultura; un busto de un caballo que decoraba la casa de Leonora y Max. Pero al llegar la Segunda Guerra Mundial Ernst fue arrestado. Leonor huyó a España; ahí, tras una crisis nerviosa, fue internada en un hospital psiquiátrico en Santander. Más tarde, al pasar por Lisboa, consiguió escapar.

Acudió a la embajada mexicana donde Renato Leduc, poeta y diplomático, se casó con ella para facilitar su huida de Europa, de la guerra, y de la influencia de su padre. Gracias a su matrimonio con Leduc, pudo escapar de Europa y navegar a México en uno de los últimos barcos de pasajeros que realizaban la peligrosa travesía del Atlántico durante la guerra.

La pareja pasó un año en Nueva York, donde se reencontró con otros surrealistas exiliados como Breton, Duchamp y Perret. En 1942 llegaron a México y poco tiempo después se divorciaron.

Se casó con el fotógrafo Emerico Weisz “Chiqui”, con quien construyó un hogar y tuvo dos hijos; Gabriel en 1946 y Pablo en 1947. Gabriel actualmente doctorado en en literatura de la UNAM y artista plástico. Pablo, médico y artista plástico en Estados Unidos y México.

La mayor parte de la obra plástica de Leonora Carrington es producida en México entre los años 1942 y 2011 al fallecer. Vivió la mayor parte de su vida en la colonia Roma en el Distrito Federal. Es reconocida como la más grande pintora que ha tenido México. En 1963 es comisionada por el Instituto de Antropología a hacer un mural para el Museo basado en temas de la Región de Chiapas.

En 1993 conoce al Dr. Isaac Masri quien le propone un proyecto de diez esculturas, subsecuentemente exhibidas en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México. Estas esculturas se hicieron en el taller del maestro arquitecto Alejandro Velasco. En el año 2000 donó a la Ciudad de México la obra monumental en El Paseo de la Reforma. De manera independiente produjo varias esculturas con el arquitecto Alejandro Velasco y con el Maestro José Sacal.

En la opinión de varias autoridades, las últimas esculturas que hizo, fueron de las obras mas ilustres de Leonora Carrington y se presentan en esta publicación.

– Pablo Weisz Carrington