fbpx

Search

BIOGRAFÍA OSWALDO GUAYASAMÍN

Oswaldo Guayasamin - Cabeza - Galería Duque Arango

BIOGRAFÍA OSWALDO GUAYASAMÍN

Nació el 6 de Julio de 1919, en Quito, Ecuador. Fue el mayor de 10 hermanos, hijos de una familia humilde. Su padre fue tractorista y luego chofer de taxi, su madre muere bastante joven, tuvo una infancia de privaciones y pobreza, que dejan una profunda huella en un niño de tanta sensibilidad como que a sus siete años ya imprime su vocación artística y pinta sus primeras obras, desvelandose por encontrar un lenguaje propio, en cierta ocasión la madre le cedió leche de sus senos -alimento de su hermano recién nacido- para disolver las pastillas de acuarela, y ver si con eso Guayasamín lograba encontrar la tonalidad que deseaba.

Mientras su padre lo forzaba para que fuese un chico normal, como sus hermanos, que estudian para una profesión, Guayasamín estudia el rostro -en serio y en broma- de sus maestros que lo sacaban e clases por la ofensa de caricaturizarlos, uno de ellos llegó a decirle «hazte zapatero… porque no sirves para nada». Excepto para pintar.

Con desilusión de la familia que pierde un doctor en algo, entra en 1932 a la Escuela de Bellas Artes y allí también choca con los moldes y las tradiciones; pronto es el primer alumno y al mismo tiempo el mejor maestro, y sus cuadros impactan a todos cuantos los ven.

Su primer encuentro con la crueldad de la vida, el azote de la violencia y la injusticia de los asesinatos, que le llena de ira y reberldía el corazón, se plasma en el cuadro que titula «Los Niños Muertos» y que recoje la brutal escena de un grupo de cadáveres amontonados en una calle de Quito, entre los que consta un chico de su barrio, su mejor amigo, de apellido Manjarrés, asesinado por una bala perdida.

Desde entonces asume una posición frente a las crueldades e injusticias de una sociedad que discrimina a los pobres, a los indios, a los negros, a los débiles.

Su nombre y ancestro indios, la pobreza de su infancia, el asesinato de su amigo, la crisis agobiante del año 30, la Revolución Mexicana, la Guerra Civil española, y todo lo que va sucediendo en el mundo le hacen ver y sentir una realidad que se agudiza con el paso del tiempo y frente a la cuál asume una actitud ideológica que se refleja en su concepción plástica y su actitud política.

Aunque nunca se afilia a partido político alguno, siempre milita en las causas de la solidadridad con los pueblos oprimidos, en la lucha por la intregración latinoamericana, contra las dictaduras, contra los abusos y agresiones de los países poderosos e imperialistas; por la Paz.

En 1941 se gradúa de la Escuela de Bellas Artes y a 2 años de ello ganó el «Salón Mariano Aguilera»; un primer importante premio de su vida.

Luego vendrán otros significativos, como el Gran Premio de la III Bienal de Barcelona, España (1955-1956), el Primer Premio de la Bienal de Sao Paulo (1957).

Su primer viaje al exterior en 1942-1943, es producto de una invitación del Area Cultural de Departamento de Estado de Estados Unidos y visita la mayor parte de museos de ese país. Realiza un viaje entre 1944 y 1945 desde México hasta la Patagonia en el que hace apuntes y dibujos de la que será su primera serie de 103 cuadros, denominada «HUACAYÑAN» 1948 – 1960, que en quichua (una de las lenguas aborígenes de Ecuador), significa «Camino del Llanto». A lo largo de su vida viaja a varios sitios en el mundo como China, India, URSS, Egipto, Grecia, y toda Europa, pero especialemte a Cuba, donde germina una gran amistad con Fidel Castro al que pintó varios retratos.

En 1976 con sus hijos crea la Fundación Guayasamín, y a través de ella dona al Ecuador todo su patrimonio, con los que organiza tres museos: Arte precolombino (más de 3000 piezas), Arte Colonial (más de 800 piezas) y Arte Contemporáneo (con más de 250 obras). En este último se exhiben los cuadros de su más importante colección pintada entre 1964 y 1984, «LA EDAD DE LA IRA», su segunda gran serie que refleja las crueldades de la Guerra Civíl española, las invaciones nazis, de los campos de concentración, de Hiroshima, Vietnam; los manejos de la CIA con las invasiones a Playa Girón, República Dominicana, Panamá; y las torturas y genocidios por las dictaduras de Chile, Argentina, Uruguay, etc.; y cuadros de su tercera gran serie denominada «MIENTRAS VIVA SIEMPRE TE RECUERDO» un homenaje de ternura y amor  su madre, y las madres del mundo.

Ha hecho exposiciones monumentales -más de 100 obras- en los museos más importantes de Francia, España, Italia, la ex-URSS, Polonia, Checoslovaquia, Bulgaria, México, Cuba, Colombia, Venezuela, Perú, Chile, Argentina, etc. Pinta a grandes personajes contemporáneos, escritores, artístas, políticos, estadistas. Entre ellos se destacan Juan Ramón Jiménez, Neruda, Rulfo, Gabriela Mistral, Benjamín Carrión, Gabriel García Márquez, Ernesto Cardenal, Danielle y Francoise Mitterrand, el Rey Juan Carlos de España, la Princesa Carolina de Mónaco, y muchos más.

Los críticos, coleccionistas y personajes mundiales consideran que la fecunda y personalísima obra de Guayasamín -cuya identidad es universalmente inconfundible- trascenderá, porque en ella está reflejada, con ira, con ternura, la imágen de «EL TIEMPO QUE ME HA TOCADO VIVIR» como dice el propio Guayasamín en un libro editado por el Instituto de Cooperación Iberoamericano de España.

A partir de 1996 inicia en Quito su obra más importante, el espacio arquitectónico denominado»LA CAPILLA DEL HOMBRE», a la cuál le dedica todo su esfuerzo. Fallece el 10 de marzo de 1999, en Baltimore, Estados Unidos, aún sin ver finalizado este proyecto.

 

RESUMEN DE LA OBRA PICTÓRICA

 

  1. Huacayñan: Es la primera gran serie pictórica o etapa. Es una palabra Quichua que significa “El Camino del Llanto”. Es una serie de 103 cuadros pintados en un lapso de 6 años, después de recorrer durante 2 años por toda Latinoamérica. Se divide en tres temas:
    1. Tema indio: un total de 35 cuadros pintados en colores tierra, ocres básicamente.
    2. Tema mestizo: Son 40 cuadros pintados en blanco y negro
    3. Tema negro: Un total de 27 cuadros pintados en colores vivos y brillantes.
  2. La Edad de la Ira: Esta es la segunda gran serie pictórica o etapa. Un total de 130 cuadros. La temática fundamental de esta serie son las guerras y la violencia. Esta edad comienza en la década de los 60’ y no fue concluida, pues a decir de Oswaldo Guayasamín la violencia no termina.
    En La Edad de la Ira los colores predominantes fueron los ocres, grises, rojo, blanco y negro.
  3. “Mientras vivo siempre te recuerdo” es la tercera gran serie o etapa, también conocida como “La Edad de la Ternura”, es una serie que Guayasamín dedica a su madre, y en cuyos cuadros podemos apreciar colores más vivos, y sobre todo temas como: Amantes, y Madres con niños.

Escrito por: Miguel González